Ir al contenido principal

Entradas

Las oposiciones y la salud

Cuando no nos encontramos bien físicamente es muy difícil mantener el ritmo de estudio. Y es que si en tantas ocasiones decimos que la oposición es como un trabajo, pues en los trabajos uno se da de baja cuando enferma o se toma tiempo para acudir al médico. Así que no seamos más papistas que el Papa:si estamos malitos lo estamos. Yo me sometí a una pequeña intervención hace unos días y estoy tratando de llevarlo lo mejor posible,no he dejado de cantar ningún día ni pienso hacerlo pero si la cosa no sale como siempre no voy a autoflagelarme porque siento molestias, la medicación me da sueño y empleo tiempo en ir a las curas. Feliz Navidad!

Volviendo a las andadas

En primer lugar quiero disculparme por no pasarme en tantísimo tiempo por este rinconcito. Los motivos han sido varios y tampoco creo que vengan al caso ahora mismo. Lo importante es que ya estoy por aquí otra vez para dar cuenta de mi andadura opositoril y de mi vida en general (es que va todo en el lote). Entre las muchas cosas que se me han pasado por la cabeza en todo este tiempo hay una que me apetece mucho compartir con vosotr@s: se trata de la tendencia que tenemos los opositores a dejar un montón de cosas para después de la opo. Bien es cierto que hay muchas cosas que por motivos de tiempo, energía o euros no queda más remedio que posponer, pero en otros casos se trata más bien de un autoengaño respaldado por nuestra especial situación. Así que yo he empezado a no posponer algunas cosas y así sentir que no SOLO soy una opositora. Entre esas cosas se encuentran dos muy importantes para mí: 1. Pasar tiempo con mi familia. Sí, mi familia "de sangre" no vive en el mismo l

Resultados de los retos

Hace unas semanas publiqué una entrada sobre ciertos nuevos retos encaminados a simplificar mi vida. Y aquí están los resultados: 1.Con respecto al horario matinal no me ha costado demasiado levantarme siempre a la misma hora pero sí acostarme (lo he cumplido en un 60% de las ocasiones).Confío en que con la llegada del otoño y los cambios de luz pueda cumplirlo en un porcentaje más elevado. 2.En cuanto a deshacerme de complementos, pues me he desprendido de algunos collares, pendientes, anillos y pulseras.Con lo que aún no me he atrevido es con los cinturones (que falta hace). En los cosméticos sí que he cumplido como una campeona.En todo este tiempo solo he comprado un exfoliante de cuerpo.Por cierto que es de la marca Kiko y no me ha gustado nada. Estoy gastando las cosas que tengo y he tirado 3 cremas y algunas sombras de ojos.Como me puse a revolver en las cómodas del baño, me invadió un deseo irrefrenable de ordenarlo todo mucho mejor.Así que en breve una visitilla a Ikea y a

Mis otras batallas (II)

En la entrada anterior ya apuntaba que, además de mi lado marujo, algo con lo que he de luchar a diario es con llevar una dieta sana y equilibrada junto a un estilo de vida saludable. Los principales problemas con los que me encuentro a la hora de vivir sanamente son: 1. Que si me descontrolo un par de días, me suele costar otro par en volver a encarrilarme. 2. No tener en ocasiones la previsión de los alimentos que voy a necesitar y terminar comiendo lo que hay. 3.El sedentarismo.Me explico:porque aunque salgo dos veces al día de paseo ni el ritmo ni la intensidad son los adecuados a diario. 4.Mi propia cabecita.He dejado para el último lugar a mi peor enemigo, mis propios pensamientos negativos me generan ansiedad que suele desembocar en ingestas descontroladas de alimentos hipercalóricos. Y, como todo ni iba a ser malo, desde que comencé a tener problemas con el peso he incorporado algunos hábitos sanísimos que me acompañan allá donde vaya: 1.Tomar dos litros de agua diarios.

Mis otras batallas

Esta entrada es básicamente para quejarme y despotricar por tener que luchar, además de con la opo, con otras dos batallas que me consumen tiempo y energía. Me refiero a las tareas domésticas y a la dieta. Con respecto a la primera he decir que ,por más que he tratado de situarla en un segundo plano y que cuento con algo de ayuda, me consume muchísimo tiempo. Me considero una persona organizada, así que en principio el problema no viene de ahí. Creo que simplemente se trata de una casa grande (cocina, salón, tres baños, dos despachos, dos dormitorios, dos terrazas y dos patios) , y que a eso hay que sumarle la compra y la colada (en especial la plancha).  En cuanto a la cocina en su momento decidí no cocinar, pero eso se ha truncado porque  es incompatible con la otra batalla (la dieta) y porque comprarlo todo hecho encarece muchísimo la cesta de la compra (de 480 € a 600 € para ser más exactos para dos personas). Con semejante panorama os imaginaréis que tengo mis días;es decir, a vec

Mi nueva versión del NO

Ahora mismo no soy el paradigma de la opositora modelo pero aún así me siento con fuerzas porque el bajo rendimiento se debe más bien a factores externos. A pesar de no haber estudiado mucho,he pensado bastante en la oposición y he llegado a una conclusión: cuando digo NO a ciertas cosas (salir,ver 1 peli, dormir hasta tarde...) le estoy diciendo SÍ a otras ( superarme,conseguir el trabajo que deseo,estabilidad laboral). Y como desde el primer día me propuse que este blog iba a tener un toque dulce pues el NO es mi nuevo SÍ. Por supuesto,como tantas otras cosas,esto es aplicable a otros ámbitos de la vida. De los nuevos retos no comento nada porque no he vuelto a casa aún y fuera es imposible.Lo único que he hecho ha sido algo de limpieza en la cajita de los complementos (pendientes y anillos básicamente).