Ir al contenido principal

Diario de un confinamiento

Desde que empezó el estado de alarma comencé a escribir un diario. Hoy voy a compartir con vosotros algo de él.

Domingo de Resurrección, 12 de abril de 2020. 30º de Confinamiento (yo empecé a contar desde el 14 de marzo)

Madrid, 07:07 de la mañana. Ayer fue la cifra más baja de muertes por Coronavirus: 510. Siguen siendo muchísimos, pero al menos se atisba algo de esperanza en toda esta pesadilla.
Me dosifico mucho la información porque necesito una cierta normalidad en mi vida dentro de toda esta anormalidad.

Ayer por la mañana tenía ganas de calle, pero luego la tarde fue bastante mejor.
Obligarme a hacer cosas, incluso cuando no me apetece nada, ha resultado ser el mejor remedio que he encontrado para mitigar los malos momentos durante este período tan atípico.
El deporte, como en otras ocasiones críticas de mi vida, me está salvando. Entrenar a diario me devuelve un poco de energía, alegría y optimismo.
Leo menos que al principio. Continúo con la costumbre de leer a diario, pero ya no me concentro durante horas en las páginas de un libro.

Cuando veo la imagen de mi hermano en las videollamadas me angustia no saber cuándo voy a poder volver a abrazarle.
Dicen que después de esto va a haber muchas separaciones y divorcios. La convivencia con OpoNovio es excelente, a pesar de que llevemos compartiendo casi un mes un espacio de poco más de 60 metros, casi 24 horas al día.

Debo de ser la única que no se ha dedicado a ordenar el armario ropero. Además de que ya lo tenía ordenado, es algo que suelo hacer cuando compro ropa nueva. Y llevo bastante tiempo sin hacerlo.

He adelgazado, no demasiado, tal vez un par de kilos. Creo que es debido a la tensión de acudir a mi trabajo algunos días. Somos servicios esenciales.
También porque no voy a restaurantes.
Duermo bien, no he modificado mucho mis horarios respecto a la vida normal. Eso sí, duermo siesta casi a diario. Cosa que antes solo hacía algunos viernes.

Echo de menos tener un balcón o terraza. Es el único fallo que le vi a la casa cuando la compramos. Me gusta mi casa y creo que eso es importante cuando tienes que estar mucho tiempo en ella.




No me arreglo nada, solo cuando he ido a trabajar. Paso de la ropa de entrenar al pijama y vuelta a empezar. Pero eso no me hace sentir mal: me veo bien o me miro poco por fuera. Por dentro sí me miro más y me gusta casi todo lo que veo.
Eso sí, no me arreglo pero sí me cuido: comida, descanso, relaciones sanas, coherencia, la piel...
El tabaco es lo único que me puede. No pienso en ello ahora, no es el momento. ¿Habrá algún buen momento para dejarlo?.

Pienso más de lo habitual en mis padres muertos. El sentimiento de orfandad es lo que tiene, cuando te ves más vulnerable buscas refugio como una niña pequeña.

07:44. Voy a recoger el tendedero y a leer un rato Mañana en la batalla piensa en mí de Javier Marías. Es una edición barata y no veo bien las letras. Necesito unas gafas nuevas, ya me lo dijeron en el reconocimiento médico.

Comentarios

Publicar un comentario

Deja un comentario

Entradas populares de este blog

GoKoan

Casi una semana desde que ha salido la lista de aprobados de la oposición y no ha podido ser. La verdad es que me ha dado mucha rabia porque en la primera parte he pasado el corte sobradamente , pero en el supuesto práctico me ha faltado un poquito. Este resultado me deja tranquila en el sentido de que refleja un buen trabajo por mi parte, pero también que me quedé corta practicando los supuestos y que algunos temas del bloque de personal y de gestión financiera hubieran necesitado una vuelta más.







Aunque he decidido que hasta septiembre no retomaré la preparación,  sí que le he estado dando vueltas a cómo quiero que sea la forma en la que lo voy a hacer. Sin ninguna duda lo que más tiempo me ha llevado durante la preparación del examen de este año ha sido la planificación de los repasos. Por eso quise buscar algún método de preparación que me facilitase este aspecto tan engorroso, pero que al mismo tiempo fuese fiable y estuviera basado en algún método probado. En mi búsqueda me topé…

5 hábitos que han cambiado mi vida

Hola de nuevo. Este mes me ha sido imposible pasarme con más frecuencia por aquí. Lo cierto es que me encanta escribir para el blog, pero también es verdad que no lo he priorizado en absoluto durante las últimas semanas. Y ello ha sido, en parte, por algunos nuevos hábitos que he introducido en mi rutina diaria y que me están aportando, de momento, buenos resultados.
Vamos a ello:

1. Yoga. Había llegado un punto en que me dolía la espalda casi a diario. No es que fuera un dolor insoportable, pero sí más frecuente de lo deseable. Hasta hace poco me limitaba a acudir a un centro para que me hicieran un masaje descontracturante. Y eso está genial, pero no me terminaba de solucionar el problema de un modo estable y duradero. Así que decidí probar con el yoga. No acudo a clases, simplemente estoy probando a aprender por mi cuenta a través de los muchos canales de esta temática que hay en You Tube. Los resultados están siendo buenísimos y el tiempo que empleo no siento que lo pierda en absol…

El verano de mi vida

Se termina el mes de julio en unos minutos y yo vengo a compartir con vosotros que este está siendo un verano muy top para mí. Sí, lo sé, estoy encerrada en el OpoZulo y con el examen a la vuelta de la esquina como quien dice; pero yo estoy muy contenta. Ya desde antes de ir de viaje a Nueva York estaba súper concienciada de que era lo que tocaba, pero no por obligación; sino porque era lo que yo había elegido y me sentía muy satisfecha con mi decisión.

Bien es verdad que desde hace una semana el panorama ha cambiado bastante porque el miércoles pasado me comunicaron que había sido seleccionada como funcionaria interina y yo he dicho que sí. Me sorprendo a mí misma cuando digo en voz alta que no me costó tomar la decisión, simplemente sentí que era lo correcto. Puede sonar extraño, pero fue así.



Evidentemente no obvio que va a ser más difícil compatibilizar el trabajo con el estudio. Por eso estas últimas semanas de opositora a tiempo completo las estoy intentando aprovechar al máximo…