Actualización propósitos y despropósitos de año nuevo

Ya han pasado casi cuatro meses desde que publiqué  el post de Año Nuevo    y, por lo tanto, ya llevamos consumidos casi cuatro meses de est...

Ya han pasado casi cuatro meses desde que publiqué  el post de Año Nuevo   y, por lo tanto, ya llevamos consumidos casi cuatro meses de este año 2019. En realidad este post tenía que haberlo tenido preparado para finales de marzo, pero la verdad es que sigo sin llegar a todos mis objetivos y propósitos.
Tal vez sea porque intento hacer demasiadas cosas, pero no creo  que ahora mismo  me esté metiendo en más berenjenales de los estrictamente necesarios (¿0 sí?).



Dejando este asunto de lado vamos hacer balance en primer lugar del que es mi objetivo principal de este 2019: conseguir la plaza. Pues bien, hasta finales de marzo estuve haciendo las cosas yo diría que muy bien: conseguí eliminar casi por completo la inseguridad que me generaba el haberme quedado por tan poco fuera la convocatoria pasada, cumplía religiosamente con el planning y estaba muy contenta con lo que estaba consiguiendo. El viaje a Budapest (fue un viaje súper enriquecedor a nivel personal y a nivel parejil) me sentó de maravilla y vine con muchísima energía, motivación y fuerza renovada. Y yo creo que de aquellos barros vinieron estos lodos porque me sentía tan llena de energía que me volví a pasar de vueltas y para cuando llegó Semana Santa me sentía súper cansada física y mentalmente. En abril el rendimiento con respecto a la oposición ha bajado y he ido perdiendo los hábitos de la rutina de mañana que tan bien me habían ido durante el primer trimestre del año.
Me ocurre lo siguiente, soy capaz de estar a tope un par de meses a lo sumo, pero yo sé que si me excedo y no me dedico tiempo a mí para cuidarme, meditar, descansar; termino por encontrarme mal y ser muy poco productiva. 
Estuve hasta dudando si irme los cuatro días de Semana Santa que teníamos programados, porque yo sabía que eso iba a suponer una ralentización de la productividad; ya que cuando volviésemos iba a ser como empezar de cero en muchos aspectos relacionados con el hogar ( lo que suponen los equipajes, regular horarios de nuevo, comidas, etc).
Pero bueno, finalmente opté por cambiar de aires esos 4 días y aunque disfruté bastante, lo cierto es que tenía mono de rutina.



Ya durante Semana Santa me estaba leyendo el libro de Sharma , EL Club de las 5 de la mañana y esta semana he empezado a poner en práctica alguno de sus consejos, pero como el propio autor dice, hasta que no transcurran al menos 66 días no podré decir que he implementado esos nuevos hábitos.

Esta semana ha sido muy baja en cuanto a rendimiento de estudio: he estado muchas horas en el OpoZulo pero no han cundido lo deseado, Eso sí, he intentado no desesperarme y pensar que las vacaciones me han sentado fatal. Vamos, he preferido darme un poquito de margen, aunque sí es cierto que me he visto muy agobiada un par de días porque sentía que las tareas me sobrepasaban.

Con respecto a otro de los objetivos del año: hacer ejercicio, pues algo parecido a lo anterior: bastante bien hasta finales de marzo, primera semana de abril ( a lo sumo) y una caca de vaca desde entonces. Esta semana lo he remediado algo porque estoy con la técnica 20/20/20 del libro del que os he hablado arriba y, de la que ya os contaré más dentro de unos 2 meses cuando vea si funciona realmente, y eso implica que me aseguro 20 minutos diarios de ejercicio nada más levantarme (que menos es nada). Pero lo considero totalmente insuficiente frente a todas las horas que paso sentada.



Los otros dos objetivos eran: rutina de mañana y de noche. Que casi diría que esto es lo  que mejor llevo. La de mañana porque la estoy recuperando la del primer trimestre del año y la de noche porque la he dado una vuelta de 180º y me está funcionando genial. Como muchos sabréis, tardo mucho en quedarme dormida, con lo quien tengo que ir preparando el terreno un par de horas antes de  dormir. Por lo que ceno más temprano que antes, me ducho por la noche ( y si entreno a otra hora, pues me ducho dos veces y no pasa nada) con la gama de aromaterapia relajante  de L'occitane (os dejo el link a un video para que la veáis mejor: rutina de noche relajante , me tomo una infusión relax y me pongo a leer, meditar o cosas de este tipo que me vayan relajando y preparando para un sueño profundo y reparador. Tampoco obviemos que me levanto muy temprano y eso también ayuda mucho.
Aunque esto me va bien, tengo claro que lo tengo que llevar a cabo más tiempo porque en el momento que cambie algo, estas rutinas se me van al traste. Pero de momento voy a quedarme con que parece que he encontrado el camino correcto.



Os deseo un finde genial. Y el mío espero que sea productivo a la par que disfrutón.

No olvides visitar

9 comentarios

  1. Llevaba años sin meterme en este blog, he vuelto y sigue exactamente igual: más que un blog de opositora es un blog de viajes y publicidad encubierta.

    Chica, llevas desde 2012 opositando, cerca de 7 años. A mí me ha dado tiempo de sacarme la de judicatura, en la promoción de 2017. 4 años, 5 meses y 20 días largos y duros. Una oposición de administración de justicia, (no sé qué cuerpo exactamente será) no se puede demorar tanto tiempo en sacar. Lo veo una burrada de tiempo, ni que fuera Notarías y Registros.

    A veces es mejor pasar página y tomar otro rumbo que no seguir viviendo del cuento de las oposiciones. Porque en mi carrera ya he visto opositores que siguen viviendo del cuento de que estudian y luego nada, todo fachada.

    Y si sigues adelante, ponte las pilas de verdad, mientras se oposita no hay tiempo para tantos "días de despeje". Es que si entre mis compis de trabajo les cuentas que en medio de su oposición se fueron a Budapest, es que se ríen en tu cara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Muchas gracias por tus consejos.
      Te aclaro algunos detalles, por si no los leíste: dejé la oposición para cuidar a mi padre con Alzheimer durante 3 años, falleció hace 1 año y 8 meses. Cuando retomé me fallaba un poquito el ánimo por la pérdida y en la convocatoria pasada me quedé a 1,33.
      Aún así, estoy de acuerdo contigo que el hecho de que mi expareja me dejase a dos meses de la boda y la enfermedad y muerte de mi padre han retrasado el proceso.
      Ah, no oposito a justicia: con Tramitación empecé cuando aún trabaja como profesora, pero no me gustaban y me cambié a AGE.
      Me alegra mucho que hayas conseguido tu objetivo.
      Por cierto, en el Blog no hay publicidad, nadie me paga por escribir. Lo hago porque me gusta.

      Un saludo:
      Cris

      Eliminar
    2. Ah, se me ha olvidado que la convocatoria pasada (en ese en la que me he quedado a 1,33) el examen fue al día siguiente de que falleciese mi suegro de repente. Está tb el post por ahí, pero parece que solo te gustan los de viajes.


      Un abrazo:
      Cris

      Eliminar
  2. Sr Anónimo de Judicaturas,

    Me he quedado impactada que alguien que ha superado tu oposición se le pase por la cabeza semejante comentario hacia otra persona. Yo misma no tenía ni idea de los problemas por los que ha pasado Cristina. No obstante, parece que en tu caso, Sr Anónimo, te falta formación para relacionarte con las personas aunque hayas superado unas oposiciones tan duras.

    Ánimo Cristina!

    ResponderEliminar
  3. Wow, acabo de flipar, creo que sea quien sea Sr.Anonimo de Judicaturas esta algo desconectado de como funcionan las NTIC y...honestamente entrar a valorar el desempeño de otros sin conocer nada de su vida dice muy pco de cualquiera como persona, me da igual que oposición hayas aprobado, eres una persona. Yo no creo que tengas un mal balance de tiempo si mala suerte hablando claro. Flipando me ha dejado, si tienes en algun momento tiempo te agradeceria info sobre las opos de AGE. te dejo mi email cae7veceslevantate8@gmail.com Y gracias por tu blog, es entretendido, es divertido y lo mejor, lo lee quien quiere!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Sí, mala suerte un poco. Pero lo que la vida te quita por un sitio te lo da por otro.
      Ahora te envío email.

      Un beso

      Cris

      Eliminar
  4. Me da profunda lástima tener a alguien como el primer anónimo de compañero o compañera de carrera.

    Faltaría más que alguien tenga que dar explicaciones a completos desconocidos sobre el tiempo que lleva opositando. Cada uno tenemos nuestros tiempos, nuestras circunstancias y nuestros motivos para hacer o dejar de hacer.

    Ánimo, Cristina. A ti y a todos los opositores. Al final, merecerá la pena y os aseguro que a nadie le importará cuánto se ha tardado en llegar a la meta, ni siquiera a vosotros mismos.

    Fuerza y ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Gracias por tomarte el tiempo para contestar.
      Estas cosas son poco frecuentes, pero hay gente que parece ofenderles la vida de los demás.

      Cris

      Eliminar

Dime lo que piensas