Ir al contenido principal

Comer (y cenar) en Bangkok-Segunda Parte-

Y,como lo prometido es deuda, aquí os dejo la segunda parte del post sobre restaurantes en Bangkok.Ya sabéis que es un post de la mano de #OpoNovio, porque el que se está pegando los viajes de su vida es él .

Próximamente nos deleitará con sus experiencias en Shangai.


Continuando el viaje gastronómico por Bangkok que iniciamos en un post anterior, aquí van algunas experiencias más:

1.- Hemingway: este restaurante situado en frente del restaurante Sudha, en Sukhumvit (ver la 1ª parte del post)me gustó también bastante y fuimos un par de días. Es de comida occidental, y la carta está compuesta por platos de países en los que estuvo Ernest Hemingway: podías comer tanto gazpacho como pizza, como tomarte un cuba libre en su “bar de la Habana”. Por dentro está ambientado siguiendo esa misma temática, y la zona de terraza es bastante grande, al tener dos plantas. Yo pedí la pizza de carne (tenía antojo de italiano) y estaba muy rica. El precio bastante ajustado: unos 10-15€ por persona. Me dio la impresión que debía aparecer en las guías ya que había bastante extranjero (aunque puede ser también por el boca a boca…)

2.- Kissocomo amante de la comida japonesa que soy, nos fuimos un día a darnos un capricho a este restauranteque nos recibe en la entrada con un montón de barriles típicos de sake apilados, y en la mesa con una servilleta doblada en forma de kimono de hombre (impresionante, daba pena deshacerla). Se encuentra ubicado en el hotel Westin de Sukhumvit). La comida, sencillamente un manjar. Pedimos el “festival del salmón”, que era un bentocon salmón preparado de 8 formas diferentes, desde sashimi hasta ensalada. Una auténtica delicia. Pedimos también un mix de sushi con 5 piezas que cada una de ellas era una obra de arte, y también nigiris de anguila con foie, sencillamente espectaculares. Pedimos también para beber, cómo no, una Asahi, como mandaba la ocasión. El precio, como podéis imaginar, muy acorde con el sitio: entorno a los 50€ por persona

3.- El Gaucho: de nuevo, otro capricho, en este caso en forma de restaurante argentino, la verdad que entre toda la comida oriental, un poco de carne de la buena (para los que nos gusta la carne), no viene mal. Pedimos entrecot Angus y hamburguesa de Wagyu, así como empanada de carne. Todo sobresaliente. Si te gusta la carne y te quieres dar un capricho en Bangkok, altamente recomendable. La carta de vinos, también muy extensa. Estaba en una soi de Sukhumvit, en frente del hotel Westin. El precio, pues al ser todo importación y de producto de calidad, bastante elevado: unos 55€ por persona

4.- Rossini: y cierro el post con otro capricho, en este caso de comida italiana. Pero no italiana al uso, sino de comida muy, muy elaborada. Para que os hagáis una idea, no hay pizzas en la carta. Y las raciones son mínimas. Pero está todo extraordinariamente rico. Yo pedí de plato principal pasta frutti di mare, y de postre tiramisú. Sencillamente geniales. Los entrantes no recuerdo bien, pero es que hasta el pan estaba rico. La cuenta nos salió acorde al lugar: unos 60-65€ por personaQuizás demasiado elevado. Ah, el restaurante está situado en el hotel Sheraton de Sukhumvit

Comentarios

Entradas populares de este blog

GoKoan

Casi una semana desde que ha salido la lista de aprobados de la oposición y no ha podido ser. La verdad es que me ha dado mucha rabia porque en la primera parte he pasado el corte sobradamente , pero en el supuesto práctico me ha faltado un poquito. Este resultado me deja tranquila en el sentido de que refleja un buen trabajo por mi parte, pero también que me quedé corta practicando los supuestos y que algunos temas del bloque de personal y de gestión financiera hubieran necesitado una vuelta más.







Aunque he decidido que hasta septiembre no retomaré la preparación,  sí que le he estado dando vueltas a cómo quiero que sea la forma en la que lo voy a hacer. Sin ninguna duda lo que más tiempo me ha llevado durante la preparación del examen de este año ha sido la planificación de los repasos. Por eso quise buscar algún método de preparación que me facilitase este aspecto tan engorroso, pero que al mismo tiempo fuese fiable y estuviera basado en algún método probado. En mi búsqueda me topé…

5 hábitos que han cambiado mi vida

Hola de nuevo. Este mes me ha sido imposible pasarme con más frecuencia por aquí. Lo cierto es que me encanta escribir para el blog, pero también es verdad que no lo he priorizado en absoluto durante las últimas semanas. Y ello ha sido, en parte, por algunos nuevos hábitos que he introducido en mi rutina diaria y que me están aportando, de momento, buenos resultados.
Vamos a ello:

1. Yoga. Había llegado un punto en que me dolía la espalda casi a diario. No es que fuera un dolor insoportable, pero sí más frecuente de lo deseable. Hasta hace poco me limitaba a acudir a un centro para que me hicieran un masaje descontracturante. Y eso está genial, pero no me terminaba de solucionar el problema de un modo estable y duradero. Así que decidí probar con el yoga. No acudo a clases, simplemente estoy probando a aprender por mi cuenta a través de los muchos canales de esta temática que hay en You Tube. Los resultados están siendo buenísimos y el tiempo que empleo no siento que lo pierda en absol…

El verano de mi vida

Se termina el mes de julio en unos minutos y yo vengo a compartir con vosotros que este está siendo un verano muy top para mí. Sí, lo sé, estoy encerrada en el OpoZulo y con el examen a la vuelta de la esquina como quien dice; pero yo estoy muy contenta. Ya desde antes de ir de viaje a Nueva York estaba súper concienciada de que era lo que tocaba, pero no por obligación; sino porque era lo que yo había elegido y me sentía muy satisfecha con mi decisión.

Bien es verdad que desde hace una semana el panorama ha cambiado bastante porque el miércoles pasado me comunicaron que había sido seleccionada como funcionaria interina y yo he dicho que sí. Me sorprendo a mí misma cuando digo en voz alta que no me costó tomar la decisión, simplemente sentí que era lo correcto. Puede sonar extraño, pero fue así.



Evidentemente no obvio que va a ser más difícil compatibilizar el trabajo con el estudio. Por eso estas últimas semanas de opositora a tiempo completo las estoy intentando aprovechar al máximo…