Ir al contenido principal

Comer en Nueva York II

Después de haberos llevado con nosotros a la Gran Manzana en los post anteriores, ya solo nos queda compartir con vosotros los últimos restaurantes que visitamos. Creemos que con estos cinco post ha quedado una guía bastante completa y útil para disfrutar al máximo de este viaje que, nosotros creemos, que hay que hacer al menos una vez en la vida.


1. Veselka: Este restaurante ucraniano situado en el East Village (en el 144 de la de la 2ª con la 9ª Avenida) es una oportunidad de tomar comida del Este de Europa a precios razonables. El local es muy tradicional, pero las mesas juntas no te dejan olvidar que estás en Nueva York. Si quieres tomar un buen goulash o unas albóndigas con verduras al más puro estilo tradicional ucraniano, este es el lugar. Además la zona del East Village, con edificios mucho más bajos que en el centro te ofrece una sensación de amplitud muy agradable. El restaurante cuenta con una pequeña y agradable terraza en la que compartir un rico vino californiano.
El servicio no fue excesivamente agradable, pero sí eficiente. 
Precio: unos 40 € por persona.






2.Big Daddy´s: Ir a Nueva York y no tomar una de sus famosas hamburguesas es casi un pecado. Por eso la tarde que anduvimos por Union Square, decidimos cenar unas buenas burgers en este local decorado al más puto estilo kitsch: el local es super grande, cuenta con dos pisos y es súper colorido. El serviico fue súper  amable, aunque tardaban un poquito en servir porque el local estaba muy concurrido.
La hamburguesa mereció bastante la pena y por unas 25€ por persona es una opción más que recomendable para esa zona que cuenta con muchos restaurantes, pero que también es una de las más caras de la ciudad.
Muy recomendables los batidos, que son enormes y que están riquísimos.










3.Pizza Suprema: En pleno Midtown, frente al Madison Square Garden se encuentra este local, en el que tendrás que hacer algo de cola casi a cualquier hora del día y de la noche para disfrutar de una buena porción de auténtica pizza neoyorkina. Nosotros optamos por pedir 3 enormes porciones para compartir entre los dos. El servicio es bastante rudo y es sistema de autoservicio, pero fue una buena opción para una noche en la que luego teníamos planeado ir a una terraza ubicada en un top roof. El precio de las 3 porciones junto a 2 refrescos es de 30€. Ah, no sirven alcohol en el local.




4.Ferrara & Bakery: En la zona de Little Italy puedes tomar el más delicioso tiramisú de la ciudad. El local es muy amplio y decorado de una forma súper clásica con sus mesas en madera oscura. El café también está delicioso. Por lo que yo creo que por 20€  (los dos)bien merece darse ese homenaje.
El servicio que nos atendió parecía ser algo novato, pero fue correcto y tratando de agradar.





5. Bocado: En el número 1293 de Lexington Av, en el barrio más exclusivo de la ciudad: el Upper East Side, comimos unos ricos bocadillos en lo que podríamos definir como una bonita vinoteca con opciones veganas y sin gluten. El ambiente súper cool y el servicio amable, rápido y súper pendiente en todo momento de los numerosos comensales que ocupábamos el local.
No digo que sea nada especial, pero siendo una zona tan exclusiva por el precio de unos 25€ por persona, sin bebida, pudimos reponer fuerzas en un local mono y con buen ambiente.
Lo de la bebida es explicable porque en Nueva York, en cuanto tomas asiento en un local te sirven agua.







Comentarios

Entradas populares de este blog

GoKoan

Casi una semana desde que ha salido la lista de aprobados de la oposición y no ha podido ser. La verdad es que me ha dado mucha rabia porque en la primera parte he pasado el corte sobradamente , pero en el supuesto práctico me ha faltado un poquito. Este resultado me deja tranquila en el sentido de que refleja un buen trabajo por mi parte, pero también que me quedé corta practicando los supuestos y que algunos temas del bloque de personal y de gestión financiera hubieran necesitado una vuelta más.







Aunque he decidido que hasta septiembre no retomaré la preparación,  sí que le he estado dando vueltas a cómo quiero que sea la forma en la que lo voy a hacer. Sin ninguna duda lo que más tiempo me ha llevado durante la preparación del examen de este año ha sido la planificación de los repasos. Por eso quise buscar algún método de preparación que me facilitase este aspecto tan engorroso, pero que al mismo tiempo fuese fiable y estuviera basado en algún método probado. En mi búsqueda me topé…

5 hábitos que han cambiado mi vida

Hola de nuevo. Este mes me ha sido imposible pasarme con más frecuencia por aquí. Lo cierto es que me encanta escribir para el blog, pero también es verdad que no lo he priorizado en absoluto durante las últimas semanas. Y ello ha sido, en parte, por algunos nuevos hábitos que he introducido en mi rutina diaria y que me están aportando, de momento, buenos resultados.
Vamos a ello:

1. Yoga. Había llegado un punto en que me dolía la espalda casi a diario. No es que fuera un dolor insoportable, pero sí más frecuente de lo deseable. Hasta hace poco me limitaba a acudir a un centro para que me hicieran un masaje descontracturante. Y eso está genial, pero no me terminaba de solucionar el problema de un modo estable y duradero. Así que decidí probar con el yoga. No acudo a clases, simplemente estoy probando a aprender por mi cuenta a través de los muchos canales de esta temática que hay en You Tube. Los resultados están siendo buenísimos y el tiempo que empleo no siento que lo pierda en absol…

El verano de mi vida

Se termina el mes de julio en unos minutos y yo vengo a compartir con vosotros que este está siendo un verano muy top para mí. Sí, lo sé, estoy encerrada en el OpoZulo y con el examen a la vuelta de la esquina como quien dice; pero yo estoy muy contenta. Ya desde antes de ir de viaje a Nueva York estaba súper concienciada de que era lo que tocaba, pero no por obligación; sino porque era lo que yo había elegido y me sentía muy satisfecha con mi decisión.

Bien es verdad que desde hace una semana el panorama ha cambiado bastante porque el miércoles pasado me comunicaron que había sido seleccionada como funcionaria interina y yo he dicho que sí. Me sorprendo a mí misma cuando digo en voz alta que no me costó tomar la decisión, simplemente sentí que era lo correcto. Puede sonar extraño, pero fue así.



Evidentemente no obvio que va a ser más difícil compatibilizar el trabajo con el estudio. Por eso estas últimas semanas de opositora a tiempo completo las estoy intentando aprovechar al máximo…