Ir al contenido principal

Restaurantes andaluces en Madrid

La comida del Sur de España es una de las más conocidas y apreciadas en todo el territorio nacional y y fuera de él. Además yo tengo una conexión especial con ella; ya que viví varios años en Andalucía.
Por todo ello me ha parecido buena idea recopilar en un post varios restaurantes andaluces en Madrid para que tengáis variedad de ideas a la hora de elegir.



1. Bienmesabe. Con varias ubicaciones en la capital (Pozas, Santa Engracia, Príncipe de Vergara...) . Ya su nombre tomado de  un típico plato andaluz y que para los que no sepáis de que se trata, es cazón en adobo, nos indica que estamos ante cocina andaluza. Las raciones son súper generosas y el ambiente del local que está en la zona de Plaza de Castilla tiene siempre muchísimo ambiente. Mi plato preferido son los huevos rotos con bacalao y garbanzos rebozados. Ellos mismo se definen como taberna andaluza del Siglo XXI y me parece una descripción súper acertada y que engloba muy bien el concepto que quieren hacer llegar al cliente.El ticket medio es de unos 20 Euros.





2.Cazorla. En esta ocasión también se trata de un restaurante que cuenta con varios establecimientos en Madrid. El que yo conozco es el ubicado en la Calle General Yagüe. Y aquí sí estamos en un auténtico bar de toda la vida. Es cierto que tiene salón de restaurante en el interior, pero lo que más me gusta es ir a picotear a sus mesas altas del propio bar .La carta es amplísima y va desde montaditos y frituras variadas hasta mojama pasando por algunos platos de carne de caza como perdiz o gamo. El ticket medio en barra es de unos 15 Euros.



3.El Quinto Vino. En la Calle de Hernani, 48, cerca de la zona de Nuevos Ministerios se sitúa este peculiar bar-restaurante que cuenta con una decoración típicamente andaluza con sus azulejos, barriles con uso de mesas y muchas fotografías colgando de sus paredes. La carta también es amplia, aunque no tanto como en el anterior y todo es muy casero y servido en raciones realmente generosas. Los flamenquines que sirven me gustan mucho, así como las berenjenas rebozadas con salmorejo y bacalao ahumado. Me agrada mucho también que cuenten con variedad de vinos de postre, que no siempre es fácil encontrarlos en todos los restaurantes. El precio medio ronda los 18 Euros.




4. La Antequerana Molletes. Es uno de mis lugares favoritos para desayunar; ya que perdonarme que os diga, pero en Madrid para comerse una buena tostada por la mañana hay que buscar mucho y pagar caro. Claro, si es que ya las llamamos barritas, y eso ya no es buena señal. Para los que no conozcáis el mollete, os comento que es un tipo de pan de miga blanda y de forma redonda. Pues bien, en el número 20 de la Calle Sor Ángela de la Cruz podemos degustarlos acompañados de una gran variedad de alimentos distintos. También los tienen en versión mini y su denominación en este caso es la de pitufo. El desayuno sale por unos 3 Euros con el mollete de tipo pitufo.



5.Bache. Este restaurante situado en la zona de Chamberí (Calle Rodrigo San Pedro, 2), aunque también cuenta con otro local en la ciudad de Sevilla, sirve una cocina de base gaditada, pero reinventada y con el paladar en búsqueda de nuevos sabores cosmopolitas de otras cocinas (como la tailandesa  y la oriental). Solo he ido una vez y creo que no acerté mucho con los platos porque elegí alguno que picaba (mea culpa) y yo no soy muy fan del picante. Pero os aseguro que los sabores os van a sorprender porque reconociendo muchos de los ingredientes o platos, los llevan a un nivel superior. Tiene una pequeña terraza a pie de calle muy agradable para esta época estival. El precio medio es de unos 30 Euros.



Espero haberos descubierto algunos que no conocierais y que os animéis a visitarlos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

GoKoan

Casi una semana desde que ha salido la lista de aprobados de la oposición y no ha podido ser. La verdad es que me ha dado mucha rabia porque en la primera parte he pasado el corte sobradamente , pero en el supuesto práctico me ha faltado un poquito. Este resultado me deja tranquila en el sentido de que refleja un buen trabajo por mi parte, pero también que me quedé corta practicando los supuestos y que algunos temas del bloque de personal y de gestión financiera hubieran necesitado una vuelta más.







Aunque he decidido que hasta septiembre no retomaré la preparación,  sí que le he estado dando vueltas a cómo quiero que sea la forma en la que lo voy a hacer. Sin ninguna duda lo que más tiempo me ha llevado durante la preparación del examen de este año ha sido la planificación de los repasos. Por eso quise buscar algún método de preparación que me facilitase este aspecto tan engorroso, pero que al mismo tiempo fuese fiable y estuviera basado en algún método probado. En mi búsqueda me topé…

El verano de mi vida

Se termina el mes de julio en unos minutos y yo vengo a compartir con vosotros que este está siendo un verano muy top para mí. Sí, lo sé, estoy encerrada en el OpoZulo y con el examen a la vuelta de la esquina como quien dice; pero yo estoy muy contenta. Ya desde antes de ir de viaje a Nueva York estaba súper concienciada de que era lo que tocaba, pero no por obligación; sino porque era lo que yo había elegido y me sentía muy satisfecha con mi decisión.

Bien es verdad que desde hace una semana el panorama ha cambiado bastante porque el miércoles pasado me comunicaron que había sido seleccionada como funcionaria interina y yo he dicho que sí. Me sorprendo a mí misma cuando digo en voz alta que no me costó tomar la decisión, simplemente sentí que era lo correcto. Puede sonar extraño, pero fue así.



Evidentemente no obvio que va a ser más difícil compatibilizar el trabajo con el estudio. Por eso estas últimas semanas de opositora a tiempo completo las estoy intentando aprovechar al máximo…

5 hábitos que han cambiado mi vida

Hola de nuevo. Este mes me ha sido imposible pasarme con más frecuencia por aquí. Lo cierto es que me encanta escribir para el blog, pero también es verdad que no lo he priorizado en absoluto durante las últimas semanas. Y ello ha sido, en parte, por algunos nuevos hábitos que he introducido en mi rutina diaria y que me están aportando, de momento, buenos resultados.
Vamos a ello:

1. Yoga. Había llegado un punto en que me dolía la espalda casi a diario. No es que fuera un dolor insoportable, pero sí más frecuente de lo deseable. Hasta hace poco me limitaba a acudir a un centro para que me hicieran un masaje descontracturante. Y eso está genial, pero no me terminaba de solucionar el problema de un modo estable y duradero. Así que decidí probar con el yoga. No acudo a clases, simplemente estoy probando a aprender por mi cuenta a través de los muchos canales de esta temática que hay en You Tube. Los resultados están siendo buenísimos y el tiempo que empleo no siento que lo pierda en absol…