Comer y Cenar en París

Bienvenidos de nuevo a nuestro periplo gastronómico por la ciudad de la luz. Para completar los sitios del anterior post: 1.- Artisan d...


Bienvenidos de nuevo a nuestro periplo gastronómico por la ciudad de la luz. Para completar los sitios del anterior post:

1.- Artisan de la Truffe: seguramente el sitio que más nos gustó de todo el viaje. Lo teníamos reservado ya desde España. Se trata de una cadena de restaurantes cuya carta por completo gira en torno a la trufa (hasta el pan, el aceite y los saleros tenían trufa), por lo que a los que nos encanta su sabor es un lugar ciertamente atractivo. Aparte de París, tienen restaurantes repartidos por todo el mundo: Alemania, Catar, Japón, Hong Kong… Cuentan además con una pequeña boutique dentro del local donde venden tanto trufa de diferentes variedades de toda Europa, como productos que la contienen. El restaurante, ubicado cerca de Montmatre, es muy acogedor y el servicio por parte de los camareros muy bueno: muy atentos, y explicando y asesorando continuamente. Pedimos para compartir pizza de trufa (muy rica), huevos con trufa (riquísimos) y atún con trufa (también muy rico), y de postre un brownie con helado de vainilla. Acompañamos la cena con un vino francés, Chinon, por recomendación del camarero, francamente espectacular. La cuenta final fue elevada: unos 65€ por persona (pero teniendo en cuenta que la botella de vino costaba 40€). En cualquier caso el sitio, especialmente si eres amante de la trufa, es muy recomendable.







2.- Cafe des Deux Moulins: o la “cafetería de Amelie”, ubicada en el barrio de Montmatre, decidimos acercarnos al tenerla bastante cerca del hotel. A pesar de lo especial de estar en un lugar tan reconocible, la experiencia se empañó un poco por el mal servicio: la actual “Amelie” la verdad que dista bastante de la de la película: seca, con malas formas y tratando a los clientes casi como a ovejas, ubicando y cambiando a la gente de sitio (a pesar de que cuando fuimos el local no estaba del todo lleno). Nos alegró un poco el poco rato que estuvimos ahí un hombre francés que estaba sentado justo al lado y con el que precisamente empezamos a hablar a raíz del mal servicio. Un lugar para ir sólo si eres fan o nostálgico de la película.

3.- Hébé: el día que estuvimos visitando la Catedral de Notre Dame, buscamos lugar cercano para comer, primeramente con la Lonely Planet, pero al estar varios de los restaurantes indicados cerrados (era domingo), probamos a buscar en Tripadvisor, encontrando este pequeño restaurante entre el barrio Latino y Saint Germain, que cuenta con un menú gourmet de 35€ (sin bebida) confeccionado por un chef con estrella Michelin. El menú constaba de 2 opciones a elegir para entrante, principal y postre. Decidimos pedir cada uno una opción para probarlo todo. Sinceramente, nos decepcionó un poco ya que los sabores eran originales… pero quizás demasiado originales, hasta el punto de llegar a resultar hasta extraños. Aparte de esto, otro punto negativo fue el servicio, ya que tardaron muchísimo en servir los platos (casi una hora): por lo que nos contaron los propios dueños (muy amables, eso sí), al ser domingo no contaban con todos los camareros y cocineros lo que, unido a que el restaurante estaba lleno, retrasaba todo el servicio. Al estar ciertamente desbordados, esto provocaba también que casi todas las mesas ya desocupadas se encontraran sin recoger, lo que daba una imagen un tanto caótica al local. El precio final fue de unos 45€ cada uno, algo caro para el nivel de satisfacción final…


4.- Creperie Framboise: para la cena del último día, y aprovechando que nos habíamos acercado a los Campos Elíseos para hacer unas últimas compras, decidimos buscar un sitio cercano para cenar algo rápido. Para ello, consultamos la guía Lonely Planet, la cual nos recomendaba esta creperie de franquicia pegada a la rotonda en el centro de la Avenida de los Campos Elíseos. No teníamos especiales expectativas, pero la experiencia al final fue bastante peor de lo imaginado: tardaron casi una hora en servir los platos, tras varias quejas a los que los camareros sólo sabían responder que “era culpa de la cocina”, pero sin ninguna intención de solucionar el problema; y una vez que por fin nos sirvieron los crepes, éstos eran de pésima calidad y sabor. Un desastre y una pena como cierre de viaje

Como podéis ver, en esta ocasión la Lonely Planet no nos “funcionó” tan bien como en anteriores ocasiones, y tuvimos tanto aciertos como otras experiencias no tan acertadas. La impresión general fue el irnos un poco con la sensación de no haber tenido suerte de elegir bien en ciertas ocasiones. Pero bueno, esto deja la puerta abierta para volver en un futuro si es posible y probar de nuevo a ver… Esperamos que os haya gustado acompañarnos.

No olvides visitar

2 comentarios

  1. Un viaje espectacular Cris, gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Cris!

    Soy Marina, estoy intentando contactarte por el móvil, pero no me contestas. ¿Va todo bien? Te he mandado un mail. Me alegro de que lo hayas pasado tan bien en París y lo hayas disfrutado. Feliz 2019 y un abrazo!

    ResponderEliminar

Dime lo que piensas