10 cosas por las que estoy agradecida cada mañana

El ser humano es, en general, tan obtuso que se empeña en centrarse en aquello que cree que le falta para estar completo, sentirse pleno y c...

El ser humano es, en general, tan obtuso que se empeña en centrarse en aquello que cree que le falta para estar completo, sentirse pleno y conseguir un estado de felicidad permanente. Pero la realidad puede ser muy distinta si en lugar de perseverar en aquella actitud, nos centramos en practicar diariamente el agradecimiento.  No sé si será por naturaleza o por simple y pura práctica, pero me cuesta relativamente poco sentirme agradecida a la vida, aún con todas sus sombras la vida me parece un regalo del que hay que tratar de disfrutar cada segundo.

Por eso hoy me gustaría invitaros a practicar el agradecimiento, puede que al principio os resulte algo forzado; así que es mejor que si no os "sale solo" cojáis lápiz y papel y penséis en todas aquellas cosas por las que tenéis que dar gracias a la vida, al universo o a Dios (eso ya según creencias).
Para que os animéis os voy a dejar mi lista con lo que a mí me hace sentirme agradecida y que me ayuda a enfrentar cada día con una actitud de abundancia y no de carencia.


10 Cosas por las que sentirme agradecida cada día:

1. Estar viva. Puede sonar muy simple, pero cada día muere gente. Así que el que la vida me regale  un día más, es un motivo más que contundente para tratar de aprovechar esas 24 horas que se me conceden  cada mañana. ¿Y es que quién sabe cuándo será el último?.

2. Gozar de buena salud. Dicen que es la lotería de los pobres, pero de verdad que tenéis que creerme si os digo que la salud es lo más valioso que una persona puede poseer. Sin salud, sobra todo lo demás. Tener un cuerpo sano y fuerte que nos permita movernos, luchar por lo que deseamos o simplemente en el que no sintamos dolor es una joya preciosa de un valor incalculable. 

3. La gente que me quiere. No sé si son muchos o pocos, eso no me importa y también supongo que dependerá de con quien me compare (no suelo compararme con nadie, así que por ese lado todo bien). Pero saber y sentir en gestos, acciones, palabras y silencios que hay personas que sienten amor por mí es algo increíblemente maravilloso. 

4. No pasar necesidades. Como todos, tengo momentos en que desearía una colección de bolsos como la de Lovely Pepa. Pero la mayor parte del tiempo me siento muy afortunada por tener mis necesidades vitales cubiertas y no tener que preocuparme de si voy a poder comer o pagar la factura de la luz el mes  que viene. 

5. Mi fuerza y optimismo. Igual soy una ingenua, pero siempre creo que las cosas se pueden arreglar, que casi nada es tan terrible y que no voy a dejar que nimiedades enturbien mi existencia. En lugar de eso, en una situación que sobre el papel pudiera parecer mala, veo una ocasión para hacer las cosas de otro modo, aprender, mejorar y, si puede ser, disfrutar por el camino. Además es algo con lo que creo que voy a poder contar independientemente de las circunstancias que me rodeen.

6. Disfrutar de las pequeñas cosas. El simple descubrimiento de un nuevo restaurante que me encante,  encontrar un libro que me chifle o esas nuevas toallitas para limpiar el polvo que huelen tan tremendamente bien me hacen sentir que hay un montón de cosas por descubrir y hacer. Y  tengo el deber de disfrutar de todo eso que se me ofrece. Hay miles de sabores, olores, sensanciones que pueden hacernos sentir genial, ¿vamos a fijarnos precisamente en aquello menos bonito que nos rodea?.

7. Los viajes. No hay casi mejor que viajar (lo único mejor es leer). Así que recordar los viajes que ya he hecho o fantasear sobre todos esos viajes que tengo planeados es un recurso del que suelo tirar si veo que la monotonía intenta apoderarse de mí. Ahora voy a confeccionar un álbum de fotos que contenga instantáneas con los mejores momentos de mis viajes para mirarlo cuando parezca que las cosas se quieren poner feas.

8. Libertad. Poder decidir un montón de cosas cada día es algo que me causa mucha alegría. Vivo en un país en el que nadie decide cómo tengo que vestir, de quién me he de enamorar o qué pelis o libros pedo leer o ver. 

9. Las canciones de Joaquín Sabina.  La alegría, plenitud y ganas de disfrutar que me dan las letras de este genio es algo por lo que tengo que estar muy agradecida al universo. Y es que las canciones de  este jienense canalla e irónico han conformado la banda sonora de mi vida desde aquel verano en que mi primo B* me las diera conocer hace ya muchos veranos.

10. Mis padres. Desgraciadamente ya no se encuentran entre nosotros, pero mis padres fueron unos seres humanos excepcionales y aunque me hayan faltado pronto, el gran honor de que ellos me educaran y me transmitieran unos valores tan puros y verdaderos (tanto que sé que nunca estaré a la altura) ha sido y siempre será la gran suerte de mi vida.


Tenéis que creerme si os digo que si practicáis más el agradecimiento vuestra vida será más alegre, intensa y plena.
Ya me contaréis si os decidís a hacer vuestra propia lista.


No olvides visitar

14 comentarios

  1. Cris, de acuerdo al 100% con esos agradecimientos.
    Muchas veces digo que somos felices y no nos estamos dando cuenta.
    Un beso y enhorabuena por este pedazo de artículo

    ResponderEliminar
  2. Yo estoy agradecida también por abrir el grifo y que salga agua. Cosa que damos por hecho pero que son un privilegio. Me ha encantado tu entrada porque soy de esas personas que todas las noches antes de irme a dormir doy gracias. Muchas gracias por recordarnos estas cosas que nos hacen vivir y sonreír.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, las cosas que damos por hechas y son un privilegio.

      Un beso

      Eliminar
  3. Hola,
    Me ha encantado el post. Es cierto que hay veces que nos devanamos la cabeza con tonterías, cuando realmente tenemos mucho que agradecer. Estoy de acuerdo con los 10 puntos. Yo incluiría uno más que es fundamental para ser feliz: no tener envidia de nada, ni de nadie.
    Un abrazo Cris!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto. Yo es que como nunca me comparo con nadie pues tampoco me da envidia. Bueno, de los bolsos de Lovely Pepa un poco a veces jeje

      Un besito

      Cris

      Eliminar
  4. Me encanta! Yo cambiaría Sabina por un playlist que tengo en Spotify. Me pega mucho con la filosofía nórdica Hygge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains, tengo un un post sobre Hygge aquí en el blog; a ver si te busco el link. Y un libro delicioso sobre Hygge escrito por el Director del Instituto de la Felicidad.

      Un beso

      Cris

      Eliminar
  5. Una lista muy completa y por lo que hay que agradecer siempre.
    Besos
    Amanda

    ResponderEliminar
  6. Somos muy afortunados y muchas veces no nos damos cuenta. ¡Una lista muy completa!
    Un abrazo.
    Celeste

    ResponderEliminar

Dime lo que piensas