Ir al contenido principal

Las mil y una noche

Vaya domingo de frío que tenemos hoy en Madrid. Pero no pasa nada, continuamos este frío invierno descubriendo más restaurantes increíbles y deliciosos que nos hacen más llevaderas estas bajas temperaturas.

Ya he comentado en alguna ocasión que la comida libanesa es una de mis favoritas y hoy, aprovechando mi visita al  Restaurante Fairuz hace ya algunas semanas, quiero aprovechar para dar más a conocer esta cocina y así que los que no la hayáis probado, os animéis a hacerlo.

El restaurante Fairuz (C/ Orense,70 -Madrid-) es un acogedor y amplio espacio decorado con unas maravillosas lámparas traídas directamente desde el Línbano. Además cuenta con una terraza acristalada y un coqueto reservado ideal para celebraciones algo más íntimas o privadas.
Como detalle os diré que el sábado que estuvimos el restaurante estaba al completo, a pesar de que hacía una noche gélida en Madrid. Algo tendrá el agua cuando la bendicen, ¿no?.



Además un sábado cada quince días, no sólo disfrutaréis de la exquisita cocina libanesa; sino que también podréis deleitaros con bailes orientales en la persona de Erika La Turca, una magnífica bailarina y profesora que regenta su propia academia Libres y Descalzas .



Metámonos en harina y disfrutemos juntos de estos manjares.

1. Mezze Frío. Entre los mezze frío que degustamos se encontraban:

   - Hummus ( puré de garbanzo y tahina -pasta de sésamo-)
   - Mouhammara (pimiento rojo, nueces y especias especiales)
   - Labneh ( yogur cremoso con aceite de oliva)
   - Moutabbal ( puré de berenjena y tahina)
   - Ensalada Fattouch (ensalada de lechuga, rúcula, tomate, pepino, tábanos, cebolla, menta, cumac,
     pan libanés crujiente y aceite de oliva y limón).


2. Mezze Caliente.

   - Rkatat Jebne ( rollitos  de queso a la parrilla o frito)
   - Falafel (bolitas crujientes de garbanzos, habas, finas hierbas y especias)
   - Sambousek Sbenekh (empanadillas fritas rellenas de espinacas y cebolla)
   - Sambousek Lahme (empanadillas fritas rellenas de carne de cordero y piñones)


3. Postre.

   - Othmaliyeh (tarta de fideos fritos rellenos de una nata especial libanesa cubiertos de un sirope 
      especial de azúcar y pistachos troceados). Tiene un toque a azahar súper especial, muy del gusto 
      de todos a los que os guste el roscón de reyes.




Cómo habéis podido comprobar aunque las elaboraciones son algo diferentes a las de La Cocina española, los ingredientes son en su mayoría viejos conocidos y su sabor no os resultará del todo extraño aunque adornado  con matices nuevos y exóticos. De verdad, os animo a que le déis una oportunidad a esta maravillosa cocina. 
Para finalizar el post, un último apunte: la comida libanesa no es picante en su mayoría..Lo aclaro porque es una pregunta que me han formulado en varias ocasiones.

Disfrutad de la tarde y buena semana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GoKoan

Casi una semana desde que ha salido la lista de aprobados de la oposición y no ha podido ser. La verdad es que me ha dado mucha rabia porque en la primera parte he pasado el corte sobradamente , pero en el supuesto práctico me ha faltado un poquito. Este resultado me deja tranquila en el sentido de que refleja un buen trabajo por mi parte, pero también que me quedé corta practicando los supuestos y que algunos temas del bloque de personal y de gestión financiera hubieran necesitado una vuelta más.







Aunque he decidido que hasta septiembre no retomaré la preparación,  sí que le he estado dando vueltas a cómo quiero que sea la forma en la que lo voy a hacer. Sin ninguna duda lo que más tiempo me ha llevado durante la preparación del examen de este año ha sido la planificación de los repasos. Por eso quise buscar algún método de preparación que me facilitase este aspecto tan engorroso, pero que al mismo tiempo fuese fiable y estuviera basado en algún método probado. En mi búsqueda me topé…

El verano de mi vida

Se termina el mes de julio en unos minutos y yo vengo a compartir con vosotros que este está siendo un verano muy top para mí. Sí, lo sé, estoy encerrada en el OpoZulo y con el examen a la vuelta de la esquina como quien dice; pero yo estoy muy contenta. Ya desde antes de ir de viaje a Nueva York estaba súper concienciada de que era lo que tocaba, pero no por obligación; sino porque era lo que yo había elegido y me sentía muy satisfecha con mi decisión.

Bien es verdad que desde hace una semana el panorama ha cambiado bastante porque el miércoles pasado me comunicaron que había sido seleccionada como funcionaria interina y yo he dicho que sí. Me sorprendo a mí misma cuando digo en voz alta que no me costó tomar la decisión, simplemente sentí que era lo correcto. Puede sonar extraño, pero fue así.



Evidentemente no obvio que va a ser más difícil compatibilizar el trabajo con el estudio. Por eso estas últimas semanas de opositora a tiempo completo las estoy intentando aprovechar al máximo…

5 hábitos que han cambiado mi vida

Hola de nuevo. Este mes me ha sido imposible pasarme con más frecuencia por aquí. Lo cierto es que me encanta escribir para el blog, pero también es verdad que no lo he priorizado en absoluto durante las últimas semanas. Y ello ha sido, en parte, por algunos nuevos hábitos que he introducido en mi rutina diaria y que me están aportando, de momento, buenos resultados.
Vamos a ello:

1. Yoga. Había llegado un punto en que me dolía la espalda casi a diario. No es que fuera un dolor insoportable, pero sí más frecuente de lo deseable. Hasta hace poco me limitaba a acudir a un centro para que me hicieran un masaje descontracturante. Y eso está genial, pero no me terminaba de solucionar el problema de un modo estable y duradero. Así que decidí probar con el yoga. No acudo a clases, simplemente estoy probando a aprender por mi cuenta a través de los muchos canales de esta temática que hay en You Tube. Los resultados están siendo buenísimos y el tiempo que empleo no siento que lo pierda en absol…