Viernes

Siempre me han encantado los viernes. Sí,  he tenido por ellos una predilección superior a la que siento por los sábados y domingos. Y es qu...

Siempre me han encantado los viernes. Sí,  he tenido por ellos una predilección superior a la que siento por los sábados y domingos.

Y es que los viernes son el preludio de algo bueno, y ya se sabe que el deseo por algo muchas veces nos produce mucho más placer que el propio disfrute en sí.

Cuando todavía era una adolescente, los viernes significaban mis clases de teatro, poder elegir la cena en casa ( casi siempre unas pizzas imposibles que yo me inventaba y que preparábamos entre todos), poderme quedar hasta un poco más tarde despierta o no tener que ocuparme de preparar la mochila y el uniforme para el día siguiente y poder vestir unos vaqueros el sábado por la mañana.
Y sí, es que yo llevé uniforme hasta una edad en la que ya no procedía demasiado. 

Siguen encantándome los viernes, todas mis pasiones concretadas en un día; comida, moda, lectura...

Los tiempos han cambiado, los años han pasado; pero parece que para mi yo más esencial 20 años no son nada (ya lo decía el bolero) y sigo disfrutando de una buena   cena de viernes o de poder vestir algo que me encante.






Los viernes nos estamos aficionando mucho a probar distintos tipos de hamburguesas y cuando supimos que en The Basque ( Calle de Colón, 3)las hacen de un modo tan especial y sin perder de vista los orígenes vascos de sus propietarios, no pudimos dejar de acercarnos hasta Tribunal para comprobarlo por nosotros mismos.
El resultado fue una más que agradable cena de viernes degustando no solo una magnífica hamburguesa maridada con queso Idiazabal; sino también una deliciosa y sorprendente ensalada de quinoa con un maravilloso aliño de tomate caramelizado.


Así que no lo dudéis ni un segundo si queréis comprobar por vosotros mismos la magia de los viernes y si es con "hamburguesas vascas" a un precio súper competitivo, mejor.

No olvides visitar

0 comentarios

Dime lo que piensas