Comer en Cádiz

En el post de hoy vamos a compartir con vosotros algunas de nuestras experiencias gastronómicas de este verano por la provincia de Cádiz, zo...


En el post de hoy vamos a compartir con vosotros algunas de nuestras experiencias gastronómicas de este verano por la provincia de Cádiz, zona noroeste:

1.-Chipionaen esta histórica ciudad pudimos disfrutar de la gastronomía de la zona en varios restauranres, de los que destacarLas Canteras, local situado a pie del faro, donde pudimos disfrutar de gran variedad de platos típicos de la zona (ortiguillas, pavía, tortillitas de camarón -mejor las de San Lúcar –ver más adelante-, etc).Aunque  lo mejor del sitio ,sin duda, es la ubicación: un chiringuito con terraza donde pudimos cenar  contemplando el atardecer casi tocando el mar.


Ortiguillas (son algas con un rebozado similar a la tempura)


 Otro sitio que nos gustó mucho fue Km 0,  en el cual probamos la presa ibérica: en su punto. Y aunque el local está especializado en carnes, no pudimos dejar de probar  la hamburguesa de gambas al ajillo: original y sabrosísima.



       

    Pero sin duda el que más nos gustó  fue la Gastrotasca Sin Bulli, local especializado en tapas y tostas.A comer de pie tocaba porque el local es diminuto ,pero con mucho encanto y fue imposible coger sitio en la terraza de lo lleno que estaba. Aunque la enorme carga de trabajo no atenuaba ni un ápice la simpatía y el buenhacer del personal. Nos decidimos por las tostas  de bacalao con salmorejo, pulpo a la gallega, boquerones con aguacate y surtido de ahumados, todas riquísimas y muy bien servidas de ingredientes; las cuales acompañamos de moscatel ( nuestro nuevo vino preferido favorito-si es que somos muy "seguíos" cuando nos da por algo-).  


También tomamos tapas de quesos variado curados y semicurados, un regalo para el paladar. 
Todo por 25€ las tres personas. 



Y para cerrar el capítulo de Chipiona, no queremos dejar de mencionar una más que recomendable visita al Museo del Moscatel (vaya por delante que no habíamos probado nunca el moscatel y fue todo un (dulce) descubrimiento).


2.- San Lúcar de Barrameda: coincidiendo con las célebres carreras de caballos por la playa, nos acercamos un día a esta preciosa ciudad, en la que aprovechamos para hacer caso de las recomendaciones y cenar en La Barbiana, cerca del mercado de abastos. Allí degustamos    los platos más famosos del lugar: tortillita de camarones y papas con melva.Y aunque probamos también las croquetas de puchero y pescado adobado, no sé si porque no estamos tan acostumbrados a esos sabores, no nos cautivaron.Aunque para nada estaban mal.Acompañanos todos estos majares con manzanilla, como no podía ser de otra forma . La cena salió por unos 12€ por persona incluyendo bebidas.


 Cenamos temprano, antes de las 21:00, ya que a partir de esa hora se llena hasta la bandera. El postre lo tomamos en una heladería “centenaria”, Toni,que se encuentra justo al lado, con multitud de sabores y muy cremosos.


De cara a las copas, tiramos de Tripadvisor, el cual nos llevó a un local llamado La Mandrágora, muy tranquilo y muy pop-rockero, a unos 5 minutos de La Barbiana . Como buenos "Sabineros" (unos más que otros) nos encantó este pub.


3.- Cádiz: el día de la visita a esta hermosa ciudad (con todas las letras), tiramos de nuevo de Tripadvisor que nos permitió descubrir La Candela, local ubicado en pleno centro, recomendable en todos los sentidos: comida, nos deleitamos con el pulpo asado con patata mortera al pimentón de la vera, crema fina de algas y alioli de tinta; las croquetas de la abuela;  los raviolis de pato con setas escabechadas y las carrilleras de cerdo ibérico glaseadas acompañadas con espuma de queso ahumado, puré de membrillo.De postre,  tarta de queso, mochi y coulant de chocolate, todo absolutamente espectacular, súper bien servido, presentado y con sabores y matices que explotaban a cada segundo en la boca.



 Local  con una decoración muy vintage y original, resaltada por unas cristaleras cubiertas que atenuaban y creaban una ambiente muy especial; la atención super amable explicándonos encantados los platos (con lo pesados que nos podemos llegar a poner con la vena foodie).Además nos cambiaron de la barra a una mesa que quedó libre porque nosotros íbamos sin reserva.De precio :25€ por persona, incluyendo bebidas y una botella de vino de la Tierra de Cádiz, "Gadium", que no nos acabó de convencer, por poner alguna pega.




4.- Puerto de Santa María: de vuelta de Cádiz, buscamos sitio para cenar en el Puerto, encontrando un restaurante céntrico    con una terracita  llamada La Micaela. Allí pudimos degustar las croquetas de guacamole (a algunos les gustó más que a otros…), pero no se puede dejar de resaltar su originalidad, tartar de atún rojo con aguacate (correcto), y el “timbal del pescador” (una especie de tartar con diferentes pescados sobre torta de Inés Rosales y coronado con huevo, que fue lo que más nos gustó). De beber pedimos vinos por copa, aunque nos quedamos con ganas de probar algunos vinos ecológicos que incluyen en su carta. El precio: unos 18€ por persona.



Hasta aquí nuestro recorrido gastronómico por tierras gaditanas. Esperamos que lo hayáis disfrutado tanto como nosotros. Y trataremos de contar en breve el resto de experiencias gastronómicas de estas vacaciones.

No olvides visitar

2 comentarios

Dime lo que piensas