Ir al contenido principal

Comer (y cenar) en Bangkok

Hoy vengo de nuevo con otro post gastronómico de la mano de #OpoNovio.Y es que mientras nosotr@s no salimos del #OpoZulo ,hay personitas afortunadas que salen de su rutina.





La verdad que Bangkok es un lugar donde hay miles y miles de lugares para comer. Tienes disponibles los innumerables puestos callejeros de comida Thai (bajo nuestra cuenta y riesgo, todo hay que decirlo), así como restaurantes, tanto a pie de calle como en los centros comerciales, donde normalmente hay un par de plantas como mínimo llenas de restaurantes. Me sorprendió bastante el número de restaurantes japoneses, entiendo que allí igual es como aquí los italianos: es un tipo de cocina cercana geográficamente y del gusto de los nativos. La comida Thai es general es bastante picante. Casi todo es picante. Yo deduje que allí el picante es como aquí la sal: si no se lo pones a la mayoría de los platos, no sabe igual. Es por esto que, intentado huir de vez en cuando de la rutina del picante Thai en estas dos semanas y media, probé otros restaurantes de comida de otros países (en Bangkok puedes encontrar prácticamente de todo). Aquí van algunas de mis experiencias más destacables en esta primera parte del post. Habrá una segunda con más…

1.- Do’Oh: voy a empezar por un restaurante pequeñito que seguramente no viene en las guías pero que fue al que más fui ya que estaba en los sótanos del mismo edificio donde trabaja (Exchange Building, en Sukhumvit). La mayoría de los platos son Thais y están muy ricos. También tienen sorpresas extranjeras como la hamburguesa de bacón y queso, realmente rica, y los postres, entre los que estaba el brownie con chocolate blanco por encima, que era una delicia. También tenían bebidas curiosas, como el “honey lemon”, que como su nombre indica, llevaba limón y miel, con una rodaja de lima. Muy rico (si te gusta el dulce, claro). Lo bueno es que no era caro, a unos 10-15€ por persona

2.- Sudha: no estoy seguro de si se escribe así o sin “h”… el caso es que sí que era un “restaurante” Thai al uso. Y digo “restaurante” ya que era más el concepto de puesto pero en un local y, por lo tanto, más grande. Por el local en sí, podrías esperarte alguna “sorpresa posterior, pero la comida estaba bien y no nos pasó nada a ninguno. Fuimos porque estaba cerca del hotel, en Sukhumvit, y normalmente estaba lleno de extranjeros, por lo que dedujimos que debía aparecer en alguna guía, y por ende, podría considerarse “de fiar”. Los platos son Thai 100%, y en general todo platos entre picantes y muy picantes. Cuando te ponen picante o curry rojo, prepárate, y si ya es curry verde, échate a temblar. Eso sí, acompañándolo de arroz se suaviza un poco el efecto. Si no te incluyen el arroz, lo recomendable es pedirlo. También pedir una Singha bien fresquita ayudaba a paliar el picante. El precio, baratísimo, no llegaba a 10€ por persona

3.- Long Table: otro restaurante Thai, pero en esta caso de altura. Y nunca mejor dicho por es un roof top que en una planta 25 creo recordar. El local espectacular, todo diseño, y las vistas a Bangkok desde la terraza más espectaculares si cabe. La comida riquísima, pedimos gambas rebozadas, ternera y cordero, estos últimos algo picantes, aunque no tanto como es normal allí. Eso sí, la cuenta salió bastante “elevada” también: unos 55-60€ por persona. De todas formas, si uno tiene la oportunidad y se quiere dar el capricho, merece la pena. Algunas cosas más: la etiqueta es pantalón largo, es recomendable reservar (sobre todo para poder coger mesa en la terraza) y también es bar de copas, así que si uno quiere tomarse algo en lugar de cenar, es un sitio bastante recomendable. Eso sí, está en una “soi” (calle perpendicular a una calle principal, en este caso Sukhumvit, de nuevo) bastante tranquila y sin otros bares

4.- Above 11: otro restaurante “de altura” en sentido literal: otro roof top, en este caso un piso  32 y en la soi 11 de Sukhumvit (como veis la zona es siempre la misma ya que es una de las calles principales y donde estaba mi hotel y las oficinas donde trabajaba). El local es casi todo terraza, también muy de diseño, y con muy buenas vistas, por supuesto (me gustaron más las del Long Table). A diferencia del Long Table, la comida en este caso es peruana. Comimos ceviche (de los que había, creo recordar que pedimos el “mix”, y estaba muy bueno), ajide pollo y otros platos peruanos. También un poco de pisco. El precio, de nuevo y como podríais esperar, bastante elevado: entorno a 55€ por persona

Continuará en otro post


Comentarios

Entradas populares de este blog

GoKoan

Casi una semana desde que ha salido la lista de aprobados de la oposición y no ha podido ser. La verdad es que me ha dado mucha rabia porque en la primera parte he pasado el corte sobradamente , pero en el supuesto práctico me ha faltado un poquito. Este resultado me deja tranquila en el sentido de que refleja un buen trabajo por mi parte, pero también que me quedé corta practicando los supuestos y que algunos temas del bloque de personal y de gestión financiera hubieran necesitado una vuelta más.







Aunque he decidido que hasta septiembre no retomaré la preparación,  sí que le he estado dando vueltas a cómo quiero que sea la forma en la que lo voy a hacer. Sin ninguna duda lo que más tiempo me ha llevado durante la preparación del examen de este año ha sido la planificación de los repasos. Por eso quise buscar algún método de preparación que me facilitase este aspecto tan engorroso, pero que al mismo tiempo fuese fiable y estuviera basado en algún método probado. En mi búsqueda me topé…

5 hábitos que han cambiado mi vida

Hola de nuevo. Este mes me ha sido imposible pasarme con más frecuencia por aquí. Lo cierto es que me encanta escribir para el blog, pero también es verdad que no lo he priorizado en absoluto durante las últimas semanas. Y ello ha sido, en parte, por algunos nuevos hábitos que he introducido en mi rutina diaria y que me están aportando, de momento, buenos resultados.
Vamos a ello:

1. Yoga. Había llegado un punto en que me dolía la espalda casi a diario. No es que fuera un dolor insoportable, pero sí más frecuente de lo deseable. Hasta hace poco me limitaba a acudir a un centro para que me hicieran un masaje descontracturante. Y eso está genial, pero no me terminaba de solucionar el problema de un modo estable y duradero. Así que decidí probar con el yoga. No acudo a clases, simplemente estoy probando a aprender por mi cuenta a través de los muchos canales de esta temática que hay en You Tube. Los resultados están siendo buenísimos y el tiempo que empleo no siento que lo pierda en absol…

El verano de mi vida

Se termina el mes de julio en unos minutos y yo vengo a compartir con vosotros que este está siendo un verano muy top para mí. Sí, lo sé, estoy encerrada en el OpoZulo y con el examen a la vuelta de la esquina como quien dice; pero yo estoy muy contenta. Ya desde antes de ir de viaje a Nueva York estaba súper concienciada de que era lo que tocaba, pero no por obligación; sino porque era lo que yo había elegido y me sentía muy satisfecha con mi decisión.

Bien es verdad que desde hace una semana el panorama ha cambiado bastante porque el miércoles pasado me comunicaron que había sido seleccionada como funcionaria interina y yo he dicho que sí. Me sorprendo a mí misma cuando digo en voz alta que no me costó tomar la decisión, simplemente sentí que era lo correcto. Puede sonar extraño, pero fue así.



Evidentemente no obvio que va a ser más difícil compatibilizar el trabajo con el estudio. Por eso estas últimas semanas de opositora a tiempo completo las estoy intentando aprovechar al máximo…