Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2013

Lo que la oposición me enseña

Uno de los rasgos más característicos y reprobables de mi personalidad es la impaciencia. Esto me ha llevado a cometer más de un error en mi vida (comprarme un coche del color que no deseaba porque para el que yo quería había que esperar) y a querer conseguir las cosas de un modo muy rápido, cuasi inmediato. Príncipe Azul me suele decir :Lo quieres todo y ya. Pues tengo que decir que esto está empezando a cambiar (lo noto jeje). La oposición me está enseñando a saber esperar, a asumir que todo tiene su tiempo y momento , que una cosa va detrás de otra, que todo llega, que coger ritmo con los temas es, además de una cuestión de esfuerzo, una cuestión de tiempo. Otra cosa cosa que la oposición me está enseñando es a valorar las cosas en general. Me explico:las personas más allegadas siempre me han recriminado (y no les quito la razón) que no sabía valorar las cosas,o más bien disfrutar de ellas. Por ejemplo, si había aprobado los exámenes de febrero, no me tomaba un par de días par

Llámame superficial...

Conocernos a nosotros mismos es el más poderoso antídoto para no convertirnos en nuestro peor enemigo. Lo que ocurre es que en algunas ocasiones cuesta ser sincero con uno mismo e inventamos 1000 excusas para evitar reconocernos LA VERDAD. Imagino que a estas alturas del post no entendéis nada, porque ni esto habla de superficialidad, ni de oposiciones ni de nada coherente. Pues veamos si le doy un poco de forma y, sobre todo, fondo a esto. Ayer me reconocí a mí misma que me siento bastante menos feliz tras haber cogido unos kilos (más de 5 y menos de 10) en el último año. Este reconocimiento me costó dormirme llorando anoche, pero contradictoriamente levantarme genial esta mañana. Es como si me hubiese sido revelada una verdad infinitamente valiosa, ya que ha sido como si le hubiese dado el estatus de problema que requiere de soluciones. En sí misma la revelación no es valiosa, a no ser que vaya acompañada de actos que ayuden a eliminar o reducir el problema. Os podréis imagina

ALBI con nuevo look

Qué guapa está así de limpita y sin dejar pelos por todas partes. Pero claro, luego hay que hacerle la pelota porque no le gusta nada que le corten su bello pelaje jejeje. Hoy toca darle todo tipo de chuches perrunas y llenarla de piropos y mimos.

Pequeños-grandes placeres II

Siguiendo con la tónica de disfrutar y apreciar las pequeñas cosas del día a día, aquí os enseño un desayuno especial para una mañana de sábado. Hacía siglos que en esta santa casa no se compraban sobaos pasiegos, pero ayer en el super los vimos y recordamos ese par de viajes que hicimos por tierras cántabras.

Pequeños-grandes placeres

Cuando empecé este blog tuve muy claro que sería para obligarme de alguna forma a ver lo positivo cada día. Por eso ahí vacuna de pequeños placeres: 1. Disfrutar de un libro en el sofá 2. Una compita de vino

Cara a cara con las estadísticas

El tema que traigo hoy no es muy animado para un viernes, y más teniendo en cuenta que hoy es mi día libre. Pero como no me lo puedo quitar de la cabeza quiero escribir sobre ello a modo de exorcismo particular. Hace unos días mirando cosillas de mi opo por la red me topé con las estadísticas, y desde ese día, no he podido eliminar de mi cabeza ese ridículo 3% de opositores (como media entre el 2005 y el 2011) que aprueban en primera convocatoria. Así cómo que las posibilidades aumentan a un 16% entre la segunda y tercera convocatoria, pero que pasando de la cuarta forget it... No penséis que soy una ingenua, yo ya sabía antes de leer estas malditas estadísticas que mis opos son muy difíciles. Y yo misma asumí (y asumo) la responsabilidad que supone dejar mi trabajo (un trabajo que era de lo que yo he estudiado,aunque mileurista) para dedicarme a algo en lo que como mucho tengo un 40% de posibilidades de tener éxito si me presento en tres convocatorias. Esto me ha atormentado un